Los derechos de los trabajadores ante elecciones en un día laborable

¿Plus de peligrosidad para los empleados de los supermercados a razón del Covid-19?
8 abril, 2021
REVALORIZACIÓN DE LAS PENSIONES 2021
10 mayo, 2021

En el post de hoy vamos a hablar de un tema que ha generado gran incertidumbre entre parte de la sociedad española, principalmente, entre los trabajadores madrileños en los últimos días. A continuación, hablaremos de los derechos que amparan a los trabajadores cuando la jornada electoral tiene lugar en día laborable.

En primer lugar, el art. 37 del Estatuto de los Trabajadores regula esta situación y deja claro que todo trabajador podrá ausentarse de su trabajo, por el tiempo indispensable, para cumplir con su derecho de sufragio activo. Además, indica que de existir una regulación específica desarrollada por la CCAA (tienen transferida esta competencia), esta regirá la duración de la ausencia y su compensación económica. En este caso, a falta de una regulación específica desarrollada por la CAM, será de aplicación el Real Decreto 605/1999 de 16 abril, de regulación complementaria de los procesos electorales:

  1. Los trabajadores con jornada completa tendrán un máximo de 4 horas libres para ejercer su derecho a voto (art. 13), repartidas en función de la coincidencia de su jornada laboral con la jornada electoral, es decir, el tiempo de apertura de los colegios electorales:

– Si coincide menos de dos horas, no hay derecho a horas libres.

– Si coincide de 2 a 4 horas, hay derecho a un máximo de 2 horas libres.

– Si coincide de 4 a 6 horas, hay derecho a un máximo de 3 horas libres.

– Si coincide más de 6 horas (supuesto general), el trabajador tiene derecho a 4 horas libres.

  1. En caso de trabajadores con turno nocturno,

– Si es la noche anterior, tendrá derecho a un cambio en el turno de trabajo para tener tiempo de descanso.

– Si es posterior, tendrá derecho a una reducción de jornada de hasta 5 horas.

  1. Los trabajadores con jornada reducida,

– El máximo de horas libres se reduce proporcionalmente a su jornada laboral.

 

Será la empresa quién decidirá, en base a la organización del trabajo, en que intervalo temporal el trabajador podrá tomar sus horas libres e ir a votar, no siendo posible que el trabajador, por cuenta propia, decida cuando irá a votar. Además, los trabajadores deberán pedir permiso al empresario para acudir al centro electoral y deberán de justificar su ausencia, para lo que se puede solicitar una acreditación en la mesa electoral al entregar el voto.

La empresa no podrá descontar las horas libres del salario o exigir que se compensen, pues se trata de un permiso oficial retribuido. Además, no puede negar la concesión de este permiso ya que supondría la vulneración de un derecho fundamental y, por tanto, es denunciable ante la Inspección del Trabajo y los Juzgados.

Pasamos ahora a centrarnos en lo que, para muchos, puede ser el quid de la cuestión: en caso de que nos toque ser miembros de una mesa electoral, no acudir sin causa justificada es un acto constitutivo de un delito de desobediencia del art. 143 de la Ley Electoral, que puede acarrear penas de multa y de cárcel. La INSTRUCCIÓN 6/2011, de 28 de abril, de la Junta Electoral Central, de interpretación del artículo 27.3 de la LOREG, sobre impedimentos y excusas justificadas para los cargos de Presidente y Vocal de las Mesas electorales (BOE núm 103, de 30 de abril de 2011), recoge las causas que justificarían la dispensación de este deber, clasificadas en personales, familiares y profesionales. Las más destacadas son:

– Mayores de 65 años que renuncien al cargo.

– Tener reconocida una discapacidad.

– Embarazadas a partir del 6º mes o que estén de baja maternal.

– Estar en situación de incapacidad laboral temporal.

– Ser víctima de un delito de violencia de género cuando el condenado con orden de alejamiento este inscrito en el censo del mismo colegio electoral.

– Trabajadores de servicios esenciales y aquellos que tengan guardia ese día, como médicos, bomberos o policías.

– Tener una operación quirúrgica.

– Ser el único cuidador de mayores o menores que no puedan estar solos.

En relación con el COVID-19, no se contempla en el ordenamiento jurídico que el riesgo de contagio sea causa que justifique la dispensa de esta obligación. Podrá alegarse si estamos enfermos de coronavirus con un test positivo o si ese día creemos que podemos tener la enfermedad, en cuyo caso deberemos de avisar a nuestros contactos estrechos y a las autoridades sanitarias, ya sea acudiendo inmediatamente o llamando por teléfono a nuestro centro de salud.

Si tenéis cualquier duda estamos aquí para ayudaros

Abrir chat